La carta de un funcionario que “opositó con mucho esfuerzo” deja en evidencia las vergüenzas de la transferencia de competencias a la Junta

Jueves, 14 de Octubre 2010


La carta de “un funcionario que opositó con mucho esfuerzo porque siempre creyó en la administración pública” se ha convertido en un caso paradigmático del éxito de difusión que puede llegar a alcanzarse sólo con una propagación viral a través de Internet. Hasta algunos medios de comunicación se han hecho eco de esta misiva. Y no nos extraña, porque dice verdades como puños, las verdades que desde Feragua llevamos diciendo muchos años y que ahora están empezando a ser dichas por otros que han venido sufriendo en silencio los abusos, torpezas e incompetencias de nuestros dirigentes públicos.

La carta la dirige este funcionario andaluz a sus colegas del Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino, y en ella les advierte de las atrocidades que se han venido cometiendo en Andalucía desde aquel año 2005 en que comenzó el proceso de transferencia de la Confederación Hidrográfica del Sur, así como de las cuencas del Tinto, Odiel, Piedras, Guadalete y Barbate. Decimos “les advierte” y decimos bien, porque, según parece, también hay rumores sobre la creación de un ente paralelo al Ministerio para coordinar la política de aguas y a las Confederaciones Hidrográficas, una operación que se parece mucho a todo lo que está pasando aquí.

El caso es que no podemos resistirnos a reproducir algunos fragmentos de esta carta que, por cierto, tiene la gallardía de reconocer la denuncia que sobre estos temas ya venimos haciendo los regantes. Uno de los más brillantes es el que describe cómo la administración andaluza ha ido cercenando poco a poco el principio de unidad de cuenca y abriendo el camino a la guerra territorial por el agua: “a la cabeza de todas las provincias, que como sabéis en las Confederaciones está al frente un jefe nivel 28, pusieron a un delegado provincial político, bajo éste un gerente de libre designación nivel 29 también político, debajo de éste varios niveles 28, todos de libre designación, y todos los funcionarios pasaron de tener una jefatura técnica, en aras de la famosa unidad de cuenca, a tener un jefe político por provincia: olé, viva la unidad de cuenca de la Directiva Marco del Agua. Con lo que nos podemos hacer una idea de lo extremadamente difícil que será tomar decisiones unitarias en ríos como el Guadalquivir, cuando cada jefe político provincial tira para sus intereses: en sequía, por ejemplo: “el de Jaén: oye, que necesito más agua para el olivar, y el de Huelva: y una leche, y mis arroceros quieren también más”; estas consecuencias, pueden ser realmente graves en periodos de lluvias e inundaciones a la hora tomar las decisiones de desembalse: “en Jaén, yo abro ya, y una leche que espere al de Córdoba, yo suelto ya que se me inunda Ubeda”. La politización ha llegado ya no solo en la designación de numeroso personal por libre designación, sino en la toma de decisiones en función del color político de tal o cual ayuntamiento o tal o cual regante, hasta el punto, que estas presiones llegan de manera directa incluso a la guardería fluvial o explotadores de embalses, a la hora de sancionar u otorgar concesiones. La guerra feudal del agua comenzaba”.

Otro fragmento lúcido es el que interpreta las verdaderas intenciones de la administración andaluza con la aniquilación de la Agencia Andaluza del Agua y la creación de una nueva empresa pública a la que se le va a dar potestades administrativas. “¿Que el Tribunal Supremo no nos deja que nuestra empresa pública ejerza potestades administrativas porque no son funcionarios? No pasa nada, creamos una nueva empresa, le damos potestades administrativas por decreto”, dice el autor de la carta, que explica que los funcionarios pasarán a estar a las órdenes de contratados externos, los cuales podrían iniciarle incluso un expediente sancionador. “¡Esto parece una pesadilla pero es pura realidad! La respuesta está ya en la calle, jamás los funcionarios de las confederaciones salieron a manifestarse, jamás, ni si quiera con las transferencias, ni siquiera cuando les quitaron sus plazas por concurso, ni siquiera cuando no le computan su antigüedad en el Estado en los concursos… Acabar con la función pública, con la independencia de la gestión del agua, eso ha sido lo único que los ha echado a la calle”, dice la carta a modo de epílogo antes de solicitar el apoyo y la solidaridad de los colegas de Madrid.
La carta de un funcionario que “opositó con mucho esfuerzo” deja en evidencia las vergüenzas de la transferencia de competencias a la Junta



Bufete Daza Abogados EPGSalinas Ingoad - Ingeniería del Riego
NaanDanJain Ibérica Navier Ingeniería Powen Agricola
Power Electronics Regaber Wats
Copyright © , FERAGUA
Asociación de Comunidades de Regantes de Andalucía
Avenida Manuel Siurot, 3. Blq. 3, Bº
41013 Sevilla
Tlf: 954 56 25 20
Fax: 954 22 95 99

Contacto

Aviso legal y política de
protección de datos personales