UNA OPORTUNIDAD DE ORO HACIA LA SOSTENIBILIDAD



Los recientes acontecimientos vividos en el Parlamento Andaluz (en relación a la aprobación de una Ley de Aguas de Andalucía) ofrecen a Andalucía una oportunidad para avanzar en una gestión del agua más sostenible, racional y perfectamente encajada en el marco jurídico vigente en Europa y España y en la actual situación de crisis económica y social.

Algunos artículos de la Ley aprobada en el Parlamente Andaluz tiene que armonizarse para conseguir un texto legal armónico y congruente que permita una aplicación no contradictoria de la norma. Pero al mismo tiempo, la norma aprobada tiene unos artículos que perfectamente congruentes con el texto aprobado y que deben ser respetados por la importancia de su contenido. Se trata de garantizar el Principio fundamental de la unidad de gestión de las cuencas hidrográficas y de apostar por un modelo de organización administrativa donde la gestión por cuenca se reafirma ante una pretendida descentralización provincial donde la gestión por cuenca se consolidad con la creación de Direcciones de Cuenca, de la que dependería la Jefatura de Servicios provinciales.

El modelo del litoral basado en la descentralización provincial, se ha comprobado inadecuado para la gestión de las cuencas litorales transferidas en los años 2005 y 2006, y se ha caracterizado por una bicefalia entre la dirección provincial y la dirección regional que ha sometido a la administración hidráulica ineficiente en la toma de decisiones, ineficaz en la gestión, y donde la parálisis administrativa e inversora han sumido la gestión del agua en un autentico despropósito.

Por un lado, si nos imaginamos una próxima sentencia del Tribunal Constitucional sobre el recurso interpuesto por la Comunidad Autónoma de Extremadura sobre el traspaso de las Competencias de la Cuenca del Guadalquivir, y supongamos una sentencia firme que obligue a respetar el principio de Unidad de Cuenca, ya tendríamos una la Ley de Aguas con dicho principio establecido, el cual es de obligado cumplimiento en cuencas intracomunitarias como es la del Guadalquivir, y ha sido consagrado por la Directiva Marco de Aguas, y que no es más, que garantizar que la gestión de las aguas se debe enmarcar más bien en las fronteras naturales (La Cuenca) que en fronteras políticas (regiones, provincias, comarcas), como dice la Carta Europea del Agua.

Entonces, podemos llegar a la fácil conclusión que con la Ley aprobada en Andalucía se respeta dicho principio fundamental en la gestión hídrica y que Andalucía tendría fácil defenderse del Constitucional contestando que la Ley de Aguas de Andalucía tiene como principio fundamental la unidad de Cuenca.

Por otro lado, el modelo de la administración del agua aprobado garantiza la Unidad de Gestión de Cuenca al constituir Direcciones de Cuenca que aseguran la unidad de gestión frente al modelo de direcciones provinciales que hoy rige el litoral andaluz, como hemos dicho con escaso éxito de gestión.

Esta propuesta de Direcciones por Cuenca podría venir muy bien para avanzar en el plan de optimización y nacionalización de la administración pública adelgazando la estructura directiva de la administración andaluza, al igual que el Estado acaba de hacer para la Administración General del Estado. Se trata de una administración del agua que hoy tiene 20 cargos políticos de libre designación y que podría en adelgazarse hasta 4 o 5 cargos, lo que sin duda, ayudaría al Presidente Griñán a avanzar en la apuesta por la austeridad, el ahorro y la contención del gasto público que obliga la actual situación económica, amén de su apuesta por la despolitización de la gestión del agua, para dejarla alejada del debate político que suele acompañarla.

Dicho esto, el Presidente Griñán se encuentra con una oportunidad de oro para avanzar en una gestión sostenible del recurso, encajada en el marco legar vigente y que apuesta por el ahorro del gasto publico en tiempos de crisis, a imagen y semejanza de lo acordado por el ejecutivo central. En tiempos de crisis, hay que tomar medidas.

Viernes, 28 de Mayo 2010





Av. Manuel Siurot, 3. Blq. 3, Bº. 41013 Sevilla. Tlf: 954 56 25 20. Fax: 954 22 95 99 Contacto | Aviso legal y política de protección de datos personales