Feragua edita una Guía de Buenas Prácticas para la competitividad y sostenibilidad del regadío

Lunes, 18 de Abril 2011


Feragua edita una Guía de Buenas Prácticas para la competitividad y sostenibilidad del regadío
El objetivo de la Guía es ofrecer pautas y criterios para desarrollar una agricultura que no dañe el entorno, que sea eficiente en el uso de los recursos, al tiempo que competitiva y de calidad. De la guía existen dos versiones: una extensa, con todos los datos y estudios agronómicos justificativos; y una resumida, pensada para la consulta rápida por parte de los agricultores, la cual recoge unas veinte recomendaciones para mejorar la sostenibilidad del regadío, repartidas entre cuatro capítulos principales: la prevención de la contaminación difusa, el ahorro de agua, la mejora de la biodiversidad y la eficiencia en el consumo de recursos energéticos.

Pautas y criterios

En materia de prevención de la contaminación difusa, la Guía ofrece recomendaciones como utilizar los abono de liberación lenta existentes, cuyo efecto es más duradero, no elegir el fertilizante sin tener el cuenta el tipo de cultivo o las condiciones climáticas del lugar, evitar su uso en suelos inundados o helados o en épocas de lluvia, emplear abonos sólidos mediante enterramiento en terrenos con pendientes, dejar un margen de seguridad sin abonar de 10 m para los cursos de agua o zonas de acumulación de aguas, y de 35-50 m para las fuentes de agua que sirvan para el consumo humano. Asimismo, insta a enterrar los residuos de las cosechas para mejorar las características del suelo, utilizar equipos de distribución de fertilizantes y fitosanitarios que regulen eficazmente su dispersión, disponer de instalaciones en las que únicamente se guarden este tipo de productos, realizar un laboreo poco profundo para mantener la estructura y conservar la fertilidad del suelo, o alternar cultivos distintos en una misma parcela para evitar que el suelo quede desnudo durante un periodo de tiempo largo.

Para la mejora y protección de la biodiversidad, la Guía contempla precauciones como evitar el daño a los llamados “elementos estructurales” (lindes, terrazas de retención, estanques y abrevaderos naturales, etc.), dejar pasos para el libre tránsito de la fauna en los cerramientos de parcela, mantener la cubierta vegetal y los setos con especies autóctonas para prevenir los fenómenos de erosión.

Para el ahorro de agua, la Guía recoge recomendaciones como mantener un buen estado del sistema de distribución del agua en parcela que reduzca las perdidas en la distribución, aplicar una dosis adecuada a la demanda hídrica de los cultivos, y hacer una buena planificación del riego y la fertilización y un manejo correcto de las instalaciones de riego apoyada en los servicios de asesoramiento al regante.

Finalmente, la Guía señala que la mejora de la eficiencia energética pasa por el seguimiento de pautas de actuación como el mantenimiento adecuado de los equipos de bombeo, la instalación de batería de condensadores, la evaluación periódica de la presión y caudal proporcionada por la bomba, la instalación de arrancadores electrónicos, y variadores de frecuencia que favorecen un arranque y parada suave, la incorporación de sistemas de ahorro que reducen el consumo eléctrico, la realización de una adecuada contratación de la tarifa eléctrica, o la adaptación de la demanda a los periodos de menor coste tarifario.



Regaber EPGSalinas Wats
Power Electronics NaanDanJain Ibérica Bufete Daza Abogados
Navier Ingeniería   Ingoad - Ingeniería del Riego
Copyright © , FERAGUA
Asociación de Comunidades de Regantes de Andalucía
Avenida Manuel Siurot, 3. Blq. 3, Bº
41013 Sevilla
Tlf: 954 56 25 20
Fax: 954 22 95 99

Contacto

Aviso legal y política de
protección de datos personales