FERAGUA PEDIRÁ MAÑANA A LA CONSEJERA DE AGRICULTURA QUE SOLICITE URGENTEMENTE AL ESTADO LA DECLARACIÓN DE “INTERÉS GENERAL” PARA EL PROYECTO DE MODERNIZACIÓN DEL SECTOR ARROCERO DE LAS MARISMAS DEL GUADALQUIVIR

Se trata del proyecto de modernización más importante que hay planteado en España y el que permitiría un mayor ahorro de agua, concretamente más de 100 Hm3/año

Esta Declaración es imprescindible para que pueda ser incluido en la Estrategia Nacional de Modernización Sostenible del Regadío, documento que sustituirá al actual Plan Nacional de Regadíos y que, en su redacción actual, no contempla este proyecto.

La Asociación de Comunidades de Regantes de Andalucía califica esta ausencia de “catastrófica para el sector” y lamenta la incoherencia de que el proyecto de ahorro de agua más importante planteado en nuestro país esté fuera por el momento de una estrategia nacional para la sostenibilidad del regadío

Considera igualmente absurdo que haya existido financiación estatal para la redacción del proyecto, ya terminado por la consultora Ayesa, y ahora peligre esa financiación para su ejecución.

Feragua ya se dirigió en mayo, junto a la Federación de Arroceros, tanto a la Junta de Andalucía como al Gobierno central para solicitar esta Declaración, sin que la petición haya sido atendida.



Sevilla, 13 de enero de 2010.- Representantes de la Asociación de Comunidades de Regantes de Andalucía (Feragua), encabezados por su presidenta, Margarita Bustamante y el presidente de la Federación de Arroceros de Sevilla, Julián Borja, mantendrán mañana un encuentro con la consejera de Agricultura y Pesca, Clara Aguilera. En la agenda de la reunión, entre otros temas, un asunto crucial para el regadío andaluz y particularmente para su sector arrocero: el proyecto de modernización del sector arrocero de las Marismas del Guadalquivir, cuya redacción está siendo ultimada en estos días por la consultora Ayesa, y que, sin embargo, está a punto de quedarse sin financiación estatal y por ende sin posibilidad de ejecutarse, debido a que de momento no aparece contemplado en la Estrategia Nacional de Modernización Sostenible del Regadío, documento que sustituirá al actual Plan Nacional de Regadíos y cuyo horizonte temporal se extenderá hasta 2015.

Para que esta ausencia pueda “solucionarse”, entre otros pasos, el proyecto debe obtener la Declaración de Interés General, algo que tampoco ha ocurrido, a pesar de la insistencia de Feragua y la Federación de Arroceros en este sentido. Corresponde a la Junta de Andalucía solicitar esta Declaración y al Gobierno concederla, y los regantes no tienen noticia de que la solicitud haya sido cursada siquiera. De ahí que la presidenta de Feragua, Margarita Bustamante, urgirá a la consejera de Agricultura y Pesca, Clara Aguilera, a que esta petición sea presentada por el Ejecutivo andaluz, y haga la correspondiente presión para que sea atendida por el Estado.
Bustamante explicará a Aguilera que se trata de un proyecto que permitirá un ahorro de agua de más 100 metros cúbicos anuales y que dejarlo sin financiación estatal sería una verdadera incoherencia política, pues carece de todo sentido que el Gobierno haya pagado la redacción del proyecto para ahora dejarlo sin ejecutar, e igualmente resultaría absurdo que el proyecto de ahorro de agua más importante planteado en nuestro país se quedara fuera de una estrategia nacional para la sostenibilidad del regadío.

Asimismo, la presidenta de Feragua explicará a la consejera de Agricultura que el proyecto es vital para la zona arrocera de las Marismas del Guadalquivir, y que no ejecutarlo sería catastrófico para su futuro, dada la complicadísima situación que atraviesa el sector, como consecuencia de las modificaciones que se han producido en el estuario del Guadalquivir, donde la salinidad alcanza en algunos puntos los siete gramos de sal por litro, una concentración cuatro veces superior a la admitida para la siembra del arroz.

La obras de modernización que están planteadas pasan por hacer una captación única, aguas arriba del Guadalquivir, evitando la influencia mareal del Atlántico, y canalizarla hacia el sector en una única estación de bombeo hacia la margen derecha e izquierda del Guadalquivir donde se siembra las 36.000 hectáreas de arroz. Con ella se evitaría la influencia del tapón salino y la pérdida de agua para luchar contra la salinidad, uno de los principales problemas que padece el cultivo. Al mismo tiempo, supondría un ahorro de energía, cuantificada en más del 30%, y del agua desembalsada de la regulación general con el objetivo de luchar contra la influencia mareal del Atlántico (tapón salino). En concreto, se ahorrarían más de 100 hectómetros cúbicos/año. A esto hay que añadir, la ventaja tanto para los arroceros como los regantes de la cuenca del Guadalquivir en general, que podrían regar con un agua dulce o no salinizada.

Miércoles, 13 de Enero 2010





Av. Manuel Siurot, 3. Blq. 3, Bº. 41013 Sevilla. Tlf: 954 56 25 20. Fax: 954 22 95 99 Contacto | Aviso legal y política de protección de datos personales